Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php5.6') in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57


Rally lancia-stratos-wrc

Published on agosto 4th, 2013 | by XTX-enlaces

Repasando lo mejor de: Italia en el Mundial de Rallies

Repasando lo mejor de: Italia en el Mundial de Rallies XTX-enlaces
Rallyes - Italia - 100%

Summary:

100%


User Rating: 0 (0 votes)
Por Carl McKellar el el Rally

El talento italiano se echa de menos en el WRC, qué lástima… veamos un repaso a lo más memorable.

A pesar de su peso histórico y de la pasión por el motor, hace más de 20 años que Italia no tiene ningún paisano al que apoyar en el Mundial de Rallies.

Así que hemos tomado al asalto los archivos de la agencia fotográfica McKlein y hemos desenterrado un puñado de maravillosas instantáneas protagonizadas por históricos del Mundial con pasaporte italiano: tanto coches como pilotos.

Sandro Munari

Este veneciano era el abanderado de Lancia en los 70 y en 1972 ganó el Rally de Montecarlo con su Fulvia. Posteriormente, entre 1974 y 1977 sumaría siete victorias en 36 participaciones en el Mundial. Todas ellas al volante de uno de los coches más espectaculares que jamás vieron los rallies, el Lancia Stratos. En el 77, fue él quien se llevó a la vitrina la Copa de Pilotos de la FIA, que más tarde se convertiría en el Mundial de Rallies.

Sandro Munari, campeón en el 77© McKlein

Miki Biasion
También veneciano como Munari, Biasion nació en una localidad que suena potente: Bassano del Grappa. Se adjudicó los títulos de campeón de Italia y de Europa con el voluptuoso y agresivo Lancia 037, para después proclamarse bicampeón del Mundial de Rallies también con Lancia, pero ya pilotando el Delta Integrale. En total, su palmarés incluye 17 victorias al máximo nivel, 16 de ellas con Lancia (S4, Delta HF, Delta Integrale). Lo curioso es que su último triunfo en el Mundial fue con Ford, en 1993.

Miki Biaison, bicampeón mundial para Italia© McKlein

Fiat 131 Abarth
Este Abarth parecía una cajita de líneas rectangulares y siempre llamaba la atención, fuese con los colores que fuese. Pero la cosa no acababa ahí, porque además cosechó un montón de éxitos, entre ellos tres títulos de constructores (en las temporadas de 1977, 1978 y 1980). Entre 1976 y 1981 venció en 18 rallies y llevó a Markku Alen y Walter Röhrl a ganar la Copa de Pilotos de la FIA en el 78 y la corona del Mundial de Rallies en el 80.

El Abarth de Fiat arrasó a finales de los 70© McKlein

Lancia Stratos
El Stratos (se ve en la foto de más arriba) fue el coche que nos hizo fantasear, el que dejó a todos los aficionados setenteros con la boca abierta. Todavía hace que muchos se giren para verlo bien a día de hoy y no es difícil adivinar el porqué. Se diseñó específicamente para competir, en oposición a sus rivales, que derivaban de modelo producidos en masa. Se caracterizaba por sus líneas afiladas y aerodinámicas, acompañada por un motor Ferrari Dino V6 de 2,4 litros. Con esos dos ingredientes, el espectáculo estaba garantizado. No fue un coche dominador, pero aún así firmó 18 victorias en rallies del máximo nivel entre 1974 y 1978, además de asegurarle tres títulos de constructores a Lancia (1974, 75 y 76). El legendario Sandro Munari también se hizo con los laureles del mejor piloto al volante de uno de estos, en 1977. Si esta fiera tuviese un hogar, serían los puertos de montaña de Montecarlo, Córcega y San Remo.


Lancia 037, el primer coche italiano del Grupo B© McKlein

Lancia 037
Con sus líneas bajas, el 037 fue el último coche de tracción trasera que venció en un mundial. Concretamente, fue el campeonato de constructores de 1983, pero enseguida se vio superado por sus rivales, que perfeccionaban la tecnología de tracción a las cuatro ruedas. Su corazón era un motor sobrealimentado de 2 litros y cuatro cilindros, que rendía 325 caballos de potencia y que le propulsaría hasta firmar seis victorias. Tres con Walter Röhrl al mando y otras tres con Markku Alen, que protagonizaría la última en 1984.

El tremendo Delta S4 ganaría en 86… pero no duró© McKlein

Lancia Delta
El Delta vivió en realidad tres encarnaciones: el modelo S4 durante la era del Grupo B (1986-86), seguido de las versiones HF e Integrale cuando en 1987 el Mundial adoptó las regulaciones técnicas del Grupo A, algo más lentas.

El S4 solamente ganó cinco rallies, pero aún se le recuerda como una de las máquinas más hermosas, sorprendentes, impetuosas e indómitas que jamás han volado por los tramos. Contaba con un motor de cuatro cilindros con dos turbocompresores que generaban casi 600 caballos de potencia. Su carrocería, un tanto abombada, como si no pudiese ocultar tanto músculo, le daba un aspecto siniestro aunque fuese vestido con los bonitos colores de Martini.


El Delta, el coche italiano más exitoso del WRC© McKlein

La nota triste es que siempre lo recordaremos como el coche en el que perdió la vida el legendario Henri Toivonen en 1986. Aquel mismo año, Markku Alen se quedó muy cerca de ganar el título con el S4. De hecho, lo ganó en primera instancia, pero terminó perdiéndolo semanas más tarde tras una complicada decisión tomada por la FIA.

Al S4 le siguieron el Lancia Delta HF y el Lancia Delta Integrale. Entre ambos ganaron 46 rallies de 1987 a 1992, además de cuatro campeonatos de pilotos: dos de Juha Kankkunen (1987 y 1991) y dos de Miki Biasion (1988 y 1989).

 

Tags: , , , , ,


About the Author



Instagram