Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php5.6') in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57


Futbol 2388995_full-lnd

Published on junio 30th, 2014 | by XTX-enlaces

James Rodríguez: la joya del mundial

BELO HORIZONTE.- Detrás de los modos amables de José Pekerman siempre hay decisiones firmes. Entre sus primeras medidas sacó a los representantes y sponsors de los hoteles de la selección, mandó a los dirigentes al palco y a los periodistas a la tribuna de prensa. Y se encerró con los futbolistas para aclararles que el talento quedaría subordinado a las reglas. No faltaron discusiones al principio, porque algunos jugadores no eran tan apóstoles puertas adentro como sí se mostraban beatos con sus efusivas invocaciones divinas ante las cámaras.

José no se corrió de ahí, jamás. Tanta coherencia atrapó al grupo, que encuentra en Pekerman un líder táctico y afectivo. La victoria sobre Uruguay aún los sensibilizaba a todos y cada abrazo del técnico con sus dirigidos, en las entrañas del Maracaná, parecía un intercambio de gratitud y admiración. Hasta que apareció James David Rodríguez, con su aspecto aniñado y angelical, frente a la siempre paternal figura de Pekerman. Se envolvieron en emotividad. José tiene debilidad por él. Por su juego, claro, pero también por su sencillez y ubicación. El mundo lo enfoca como nunca antes y James no se altera. Esa madurez fascina a Pekerman, que a la vez se siente gratamente exigido: inconformista, el exquisito zurdo siempre le pide más. Más datos del rival, otra rutina de ensayos. “Si crees en ti, ni el cielo será tu límite. Hijo de Dios!”, dice la cuenta en Twitter de JR (@jamesdrodriguez), que empezó el Mundial con casi dos millones de seguidores y ya trepó a 2,56 con su fantástico certamen.

Rápido. Para desenfundar, para asistir. Para vivir. Hace una década, un Pelao incontrolable convertía un gol olímpico para que su club, el Academia Tolimense, ganara un torneo infantil de Ponyfútbol. James jugó a la pelota toda su vida, desde que tiene memoria. Desde muy chico, cuando dejó su Cúcuta de nacimiento para criarse en Ibagué, adonde se mudó con su mamá, Pilar, tras la separación de sus padres. Siempre lo señalaron como un talento, pero siempre evitó las ofrendas presumidas. Hoy tampoco se siente héroe. “La alegría es de Colombia, la gloria es de Dios”, tuiteó después de depositar a Colombia en el selecto club de los ocho.

El próximo viernes, Pekerman volverá a estar frente al anfitrión en los cuartos de final. Como en Alemania 2006. La confianza crece en el búnker amarillo. Las obligaciones ya están saldadas, llega el momento de intentar hacer alboroto del grande. Brasil y sus urgencias “No tendremos presión. Obviamente que habrá que estar atentos porque los brasileños son buenos jugadores, pero podemos armar peligro”, anticipa James, que parece un poco ajeno a todo lo que lo rodea. “Hoy es el día con el que soñé toda mi vida”, tuiteaba el 14 de junio, horas antes del debut con Grecia. Claro, en un plantel de debutantes en mundiales, James apenas tenía 7 años en Francia 98, la última participación de Colombia en una Copa. Pero el sueño empezó a crecer.

Casado con Daniela, la hermana del arquero David Ospina, cuando Colombia se preparaba en Buenos Aires para viajar a Brasil cumplió su primer año Salomé, la hija de James. Alegre sin desbordes, a James le gusta la cumbia, pero no tiene la gracia de varios de sus compañeros para danzar. Víctima de las bromas porque sus pasitos en los festejos arrastran algo robótico, también se propuso mejorar en la materia. Y parece que el lateral Armero es su guía coreográfico. James es de esas personas a las que no conviene desafiar en nada. Cuando llegó a Monaco, el DT Claudio Ranieri le criticó algunos desplazamientos y lo dejó entre los suplentes… Terminó la Liga francesa con 10 goles, el récord de 14 asistencias para el certamen y fue incluido en el equipo ideal. Se motoriza desde el desafío y no desde el rencor. Una combinación que persigue grandeza.

Respetuoso y algo vergonzoso, cuando vuelve a la concentración sólo le interesan las críticas. “Qué hice mal, qué salió mal”, interpela. Habla horas de fútbol, pero también disfruta que la vida no termine en una pelota. Amigo incondicional de Falcao, prometió que el Tigre igual iba a estar con ellos en la cancha. ¿Cómo? En los goles, tras besarse el tatuaje de Salomé en el antebrazo derecho, en un instante de los festejos simula un Cristo Redentor. Es para Falcao.

Todo sucedió velozmente. Debutó en la primera de Envigado con apenas 14 años. En 2008 llegó a Banfield y se convirtió en el extranjero más joven en convertir y coronarse en la Argentina. En 2010 partió a Porto, donde alzó ocho torneos y fue premiado como la revelación; ganó el torneo Esperanzas de Toulon, debutó en la selección mayor, pasó a mediados de 2013 a Monaco por 45 millones de euros, reposicionó a Colombia en los mundiales después de 16 años, hoy es el goleador en Brasil 2014 y se desvelan por él los clubes poderosos de Europa. Recién cumplirá 23 años el próximo sábado 12 de julio. Sí, un día antes de la final en el Maracaná. Inevitable pensar. James prefiere seguir caminando en puntas de pie.

El Pibe Valderrama confió desde el primer día

La gloriosa generación colombiana, la de Rincón, Valencia, Asprilla, Higuita y Valencia, miró con desconfianza el desembarco de Pekerman, pero las críticas huyeron tras los buenos resultados. Uno apoyó desde el primer día: Carlos Valderrama. “Ya es hora de dejar las comparaciones. La historia se inició con un grupo de luchadores y continúa con este grupo actual que brilla por sí solo”, escribió en Twitter. Y antes del choque con Uruguay, planteó: “Si estos muchachos llegan al 5° partido son los mejores de la historia”.

309

minutos jugó en la Copa; recuperó 7 balones y entregó correctamente el 71% de sus pases. Y fue elegido por la FIFA como el mejor en 3 partidos.

10

goles convirtió James Rodríguez en su carrera en la selección (debutó en 2011), en 26 partidos. Cinco de ellos los anotó en esta Copa del Mundo.

 

Tags: , , ,


About the Author



Instagram