Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php5.6') in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57


Mujer 168a33e0-11e0-11e4-b2e8-0b0d843662d5_3-mujer-pelirroja

Published on septiembre 11th, 2014 | by XTX-enlaces

El fin de una debilidad

No me arrepiento de nada en mi vida. Bueno no, no es cierto. Hay ciertas cosas que hubiera sido mejor no vivir o errores que cometer, porque sus consecuencias siguen teniendo repercusiones al día de hoy. Pero quizá, de todas ellas, los remordimientos por situaciones que nos quedamos con ganas de hacer son los peores. Aquellos deseos insatisfechos que por algún u otro motivo no concretamos.

Por lo general permanecen durmientes hasta que algo, de repente, los despierta y es inminente la tortura de su recuerdo. Hace unos días me pasó algo parecido, cuando me topé una nota escalofriante que al inicio me sacudió y, momentos después, me hizo evocar un plan que nunca pude efectuar.

Catastrófica, el artículo leía en su encabezado: “Según Escocia, los pelirrojos podrían extinguirse”.

Antes de entrar en los detalles del mismo, permítanme explicarme. Conforme crecemos todos empezamos a formar ciertas afinidades por atributos que parecen intrascendentes; características que encontramos atractivas y, conforme nos exponemos a ellas, su peso se vuelve cada vez mayor. En muchas ocasiones, se convierten en fetiches que provocan un sentimiento que rebasa la devoción. Estas peculiaridades abarcan cualquier cosa, desde objetos físicos hasta rasgos o señas particulares. La imaginación es el único límite que poseen estos gustos obsesivos.

En mi caso, fueron por muchos años las mujeres pelirrojas. Había algo en sus pecas, en la intensidad del color de su pelo y la forma en que contrastaba con el tono pálido de su piel que me provocó una auténtica fascinación. De hecho, creo que puedo rastrear el origen de mi atracción.

Nunca olvidaré la cabellera de fuego rizada de Nicole Kidman, a sus 22 años, en la película ‘Terror a Bordo’, de 1989. Aún recuerdo la fuerza con la que empezó a latir mi corazón con las escenas eróticas —bastante atrevidas para la época— que salían en aquella cinta. No solo fue una especie de despertar sexual para mí, sino que, a partir de ese momento, las pelirrojas se convirtieron en mi debilidad.

Pero por cuestiones de la vida, por la poca probabilidad que existe de toparse con alguien así en nuestra región del continente, nunca entablé relación con ninguna. De hecho he conocido a muy pocas en mi vida, ninguna muy encantadora, lo que hizo que la inquietud cediera hasta hace unos días, cuando en Internet me topé con la noticia que esta raza de individuos estaba condena a su extinción.

El doctor Alistair Moffat, director general del ScotlandsDNA, una compañía en investigación genética en Escocia, dijo: “Creemos que el pelo color rojo es una adaptación climática en Escocia, Irlanda y el Norte de Inglaterra. Creo que la razón por las cuales se puede tener piel clara y pelo rojizo es porque [en esas regiones] no obtenemos suficiente luz solar y tenemos que obtener la mayor cantidad de vitamina D que podamos”.

Al encontrar una correlación entre el clima y las características capilares y dermatológicas de los pelirrojos, Morrat advierte: “Si las condiciones climáticas están cambiando, entonces esto afectará directamente al gen, si está más nublado o más soleado, entonces menos gente tendrá este gen”.

A raíz de estas declaraciones, se suscitó una esperada controversia y diferentes puntos de vista que invalidaban por completo los argumentos de los investigadores, sin embargo no fue esta realidad la que más me afectó.

No, es probable que haya perdido toda oportunidad de relacionarme íntimamente con una pelirroja, pero no por su posible extinción —a fin de cuentas, de suceder, ésta ocurriría en un par de siglos—, sino por haber encontrado a una persona, castaña, con la que vivo hace dos años y que no me podría hacer más feliz. Y de eso no me arrepiento.

 

Tags: , ,


About the Author



Instagram