Warning: include_once(analyticstracking.php): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57

Warning: include_once(): Failed opening 'analyticstracking.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php5.6') in /homepages/31/d343452719/htdocs/extremo/wp-content/themes/gonzo/header.php on line 57


+ Vida respira-feliz-2-size-3

Published on septiembre 25th, 2014 | by XTX-enlaces

Dime cómo respiras y te diré qué sientes

De | Pasionaria / 

Varias ramas de la ciencia occidental (desde los evolucionistas hasta los médicos y los psicólogos) han comprobado lo que los maestros orientales sabían desde hace siglos: la respiración es más que la entrada y la salida del aire, es un mecanismo que en sí mismo produce energía, y en el caso del ser humano, esa energía puede convertirse en pensamientos, sensaciones y emociones. La respiración es un mecanismo determinante para un buen estado de salud física, mental y emocional. Tanto así que, según un estudio canadiense, un patrón respiratorio puede detonar emociones específicas.

La respiración es determinante para la salud física, mental y emocional / Foto: ThinkstockLa respiración es determinante para la salud física, mental y emocional / Foto: Thinkstock

Las emociones son mensajes complejos a través de los cuales procesamos distintos niveles de información (mental, física, ambiental). Esos mensajes son percibidos en el cuerpo y sus componentes son fisiológicos: temblor, llanto, risa, corazón agitado… Nosotros pensamos que esas sensaciones son consecuencia de la emoción, pero en el siglo XIX un científico evolucionista propuso lo contrario: no lloramos porque nos sintamos tristes, nos sentimos tristes porque lloramos.

Una teoría propone que la sensación física antecede a la emoción y no al contrario / Foto: ThinkstockUna teoría propone que la sensación física antecede a la emoción y no al contrario / Foto: Thinkstock

Si la sensación antecede a la emoción, ésta sería la interpretación de una respuesta física a los fenómenos que nos rodean. Esa interpretación pasaría por el tamiz de la memoria, de las experiencias pasadas, del condicionamiento social, de las hormonas, etc.

Desde el punto de vista de la terapia cognitiva conductual, un proceso mental da lugar a una emoción, y ésta, a su vez, a una reacción física. Por ejemplo: si pienso que alguien puede dañarme, sentiré miedo y mi cuerpo responderá con una serie de reacciones físicas.

Entonces, ¿primero fue el huevo o la gallina? El estudio que mencioné al inicio, realizado por la Universidad de Quebec y Louvain, encontró que existe un vínculo directo entre las emociones y los patrones de respiración. Para realizarlo, se hicieron dos grupos de voluntarios. Al primero se le pidió que produjera cuatro emociones básicas (alegría, enojo, miedo y tristeza) apelando a sus recuerdos, a la fantasía y a la modificación de su ritmo respiratorio. Los científicos monitorearon la respiración de cada emoción analizando varios factores, como velocidad, área pulmonar y amplitud. Con esa información elaboraron una lista de instrucciones respiratorias.

Al segundo grupo de voluntarios se le dijo que el estudio era para medir el impacto cardiovascular de los estilos respiratorios. Los científicos les entregaron las instrucciones anteriores y, al final de una sesión respiratoria de 45 minutos, completaron un cuestionario en el que reportaron, entre otra información, detalles sobre su respuesta emocional. Los resultados fueron inequívocos; más allá de algunas ligeras variaciones, los cuatro patrones respiratorios detonaron las emociones correspondientes.

Un estudio corroboró que patrones respiratorios detonaron sus emociones correspondientes / Foto: ThinkstockUn estudio corroboró que patrones respiratorios detonaron sus emociones correspondientes / Foto: Thinkstock

Esta información es importante para quien está trabajando en el equilibrio de sus emociones. Es difícil observarse a sí mismo, pero es un ejercicio de conciencia que ayuda a estar en el presente, sobre todo en las grandes ciudades, donde el ruido ambiental (música, motores, pantallas, alarmas) nos distrae y evita que nos conectemos con nosotros mismos.

El mecanismo de la respiración es distinto en cada emoción: suspiros en la tristeza, agitación en el enojo, movimiento superficial en el miedo, etc. Si, en promedio, respiramos 15 veces por minuto, ¿cuántas horas de tu vida has pasado respirando bajo el patrón del miedo, del enojo, de la tristeza o de la alegría? Esa mezcla de respiración con emoción y pensamiento se van internalizando en nuestro inconsciente hasta que ocurren de manera automática. Pero nuestro organismo es tan noble y dúctil que nos permite reprogramarlo desde cualquier ámbito, sea mental, emocional o físico.

Según las instrucciones que prepararon los científicos canadienses, y de acuerdo con la terapeuta Catherine Dowling, la respiración puede ayudarnos a equilibrar nuestras emociones a largo y corto plazo:

La respiración puede ayudarnos a equilibrar nuestras emociones a largo y corto plazo / Foto: ThinkstockLa respiración puede ayudarnos a equilibrar nuestras emociones a largo y corto plazo / Foto: Thinkstock
  • Alegría: inhala y exhala despacio y profundamente por la nariz, de manera regular y relajando tu caja torácica.
  • Contra la ansiedad: repite las instrucciones anteriores, pero empuja el aire hasta la parte baja del abdomen, que se distienda y se contraiga suavemente.
  • Cuando nos desborda el llanto, la respiración sube hacia el cuello se anuda en la garganta; si empujas el aire hacia el fondo del vientre, el nudo (la tristeza, el estrés, la preocupación) se disolverá.
  • A largo plazo: aprende a observar tu propia respiración. ¿Baja hasta el abdomen, es superficial, a veces te das cuenta de que estás conteniendo o limitando el paso del aire? Una respiración corta y superficial indica miedo, aunque no sea percibido conscientemente; una respiración profunda y completa indica confianza en uno mismo y en la vida. Un patrón de respiración es tan personal una huella digital, con la salvedad de que puede ser cambiado conscientemente.

Más que un “recetario” para respirar, lo importante es tomar consciencia de nuestra respiración a lo largo del día para encontrar la tranquilidad y la concentración que nos llevarán a tomar mejores decisiones y, sobre todo, que nos devolverán la vitalidad.

@luzaenlinea

Enlace Via: 

 

Tags: , , , ,


About the Author



Instagram